viernes, 19 de agosto de 2011

PROBOS AUSTEROS REPUBLICANOS

"A confesión de partes, relevo de pruebas", conocido aforismo jurídico aplicable a esta tapa que, contrastada con las declaraciones variopintas (todas en igual sentido) de la oposición al gobierno de Cristina Fernández, permite un diagnóstico feroz: a la oposición se le atragantó un resultado: 50,5% y salió a destilar su bronca que es directamente proporcional a los resultados por los que perdió.
Pero además, aquellos probos republicanos que hicieron de la libertad la república y la democracia banderas únicas y exclusivas, apropiándose de La Libertad, La República y La Democracia, hoy reprueban que el pueblo haya votado con libertad, dentro de un sistema republicano y haciendo ejercicio de sus derechos en democracia.

Había un chiste gorila que circulaba según el cual en cierto país un político era encarado por un ciudadano para darle su opinión. Los soldados trataban de evitar que el ciudadano diera su opinión, en tanto que el político, al cual era puesto como un tirano, daba señales de su apertura democrática diciendo: "Déjenlo, si me gusta lo que dice: Bien. Sino: al paredón".
Hoy, los que votamos por la continuidad de un modelo, de un gobierno, de una idea política, para los Biolcati, los Duhalde, los Sanz, Gil Lavedra, Morales, Carrió... somos todos dignos del paredón.


fuente de la imagen: http://jovenescacharienses.blogspot.com/2010_02_01_archive.html


3 comentarios:

Luis Quijote dijo...

Estuve de fiscal general en una escuela (9 mesas). La única anomalía (al menos creo) fue que, a instancias de un fiscal de Alfonsín-Da Narváez, los presidentes de mesa llevaran la urna con ellos al revisar el cuarto oscuro.
En otra escuela, otro la llevó al baño. <=Clic
Esto es más preocupante porque solo, podría hacer una trapisonda.
En otras oportunidades las urnas quedaban en la mesa, a la vista de las otras autoridades, fiscales y ciudadanos.
¿Podrían asesorarme como debe ser? Si es con fuente, mejor. Para la próxima necesito saberlo. Gracias.

Mónica dijo...

El presidente de la mesa es la máxima autoridad en la misma, pero si debe ir al baño se debe llamar al gendarme y la urna queda en la mesa custodiada por éste.
Los fiscales, por ser parte, no pueden ocupar su lugar en ninguna circunstancia (por ejemplo a falta de presidente de mesa ningún fiscal puede serlo).
Si hay que bajar la urna (estando en un primer piso de un colegio) se hace con el presidente y un gendarme. En ningún caso el presidente se puede llevar la urna al baño porque podría haber quien quisiera denunciarlo como posible fraude, es una locura realmente o un acto de ignorancia del presi.

Luis Quijote dijo...

Infinitas gracias, Mónica.