lunes, 30 de enero de 2012

El mundo es un gran jardín de infantes.


"La red social de los 140 caracteres anunció oficialmente que comenzará censurar tweets en algunos países. Según expresan se deben a los "límites en la libertad de expresión..."

A quién corresponden estas palabras?
a) a un dictadura de país de Asia?
b) de centroamérica o Caribe?
c) de Sudamérica?
Pues ninguna de las 3 es correcta.
Seguí leyendo:

"La red social que permitió que millones de personas en el mundo puedan expresarse libremente, está a un paso de ejercer la censura.
... “a medida que continuamos creciendo internacionalmente, vamos a entrar en países que tienen diferentes ideas sobre los límites de la libertad de expresión". Es por eso que comenzarán a permitir la censura de twits de acuerdo a la región..."
Así lo explicaron a través de su blog los capos de twitter (la nota completa abriendo sobre el texto o, simplemente, ACA).

El mundo libre es libre PERO SIEMPRE Y CUANDO se adapte a la libertad tal y cual la conciben los dueños de la libertad, la palabra, de internet, de los medios y las corporaciones.
Allá lejos, cuando Argentina sufría una cruel dictadura, María Elena Walsh escribió un recordado texto que llevó por nombre "desventuras en el país jardín de infantes" donde, entre otras cosas decía"Hace tiempo que somos como niños y no podemos decir lo que pensamos o imaginamos"
Ahora twitter reflota aquella frase, plegándose a la dictadura global de la censura y el avance sobre lo que la coordinadora del Sistema de Información Cultural Argentina, Natalia Calcagno, define así:"el problema está en la distribución, porque la industria cultural se está expandiendo".
Básicamente es un dilema que no pueden resolver sino imponiendose para obtener el control de toda la información que se intercambia, y se nos pone en situación de ser el nuevo "eje del mal" sujetos a ser investigados.
Por suerte una comunidad de indignados anónimos ha concentrado esfuerzos para hacer notar que rechaza la metodología autoritaria y totalitaria con que se ha manifestado el poder corporativo sobre la libertad de expresión y el libre intercambio cultural, y múltiples han sido sus acciones de trascendencia internacional.

"...hay una ley inexorable de la tecnología: cuando los inventos mas revolucionarios se vuelven accesibles a todos, dejan de ser accesibles..."
Un consejo, mejor aún: una sugerencia a reflexionar, y no es mío sino que proviene de un texto de Umberto Eco: TELEFAX OCUPADO. La vuelta a una tecnología anterior...

"EL Telefax es en verdad un gran invento. Para quien todavía no lo sepa, se coloca adentro una carta, se marca el número del destinatario y en pocos segundos esta la recibe. Y no sólo una carta, sino también dibujos, planos, fotografías, páginas de cálculos complicados que no pueden dictarse por teléfono. Si la carta va a Australia, el precio de la transmisión es equivalente al de una comunicación intercontinental telefónica de igual duración. Si la carta va de Milán a Saronno, es lo mismo, en términos de teleselección. Calcúlese que una carta de Milán a París, en horas nocturnas, cuesta más o menos mil liras.
En un país como Italia, donde el correo por definición no funciona, el telefax resuelve todos los problemas. Otras cosas que la gente común no sabe es que uno puede comprarse un telefax para tenerlo en su dormitorio o para llevarlo de viaje, por una suma accesible. Digamos por un millón y medio o dos millones. Mucho si se trata de un capricho, poco si la actividad personal obliga a mantener correspondencia con muchas personas y en muchas ciudades.
Pero lamentablemente hay una ley inexorable de la tecnología: cuando los inventos mas revolucionarios se vuelven accesibles a todos, dejan de ser accesibles. La tecnología tiende a ser democrática porque promete a todos las mismas prestaciones, pero funciona únicamente si sólo lo usan los ricos. Cuando la usan los pobres tiende a declinar.
Cuando un tren empleaba dos horas para llegar de A a B, apareció el automóvil, que cubre la distancia en una hora. Por eso costaba muchísimo. Pero apenas fue accesible a las masas las rutas se atascaron y el tren volvió a ser más rápido. Pensemos qué absurdo es apelar al uso de los medios públicos en la era del automóvil, pero con los medios públicas, aceptando no ser privilegiados, llegamos antes que los privilegiados.
En cuanto al automóvil, para que se alcanzase el punto de colapso, se requirieron decenios y decenios. El telefax, más democrático (en efecto, cuesta menos que un automóvil) alcanzó el colapso en menos de un año. El correo ya resultaba más rápido. Efectivamente el telefax estimula las comunicaciones. Si antes uno estaba en Molfetta y tenía un hijo en Sydney, le escribía, les escribía una vez por mes y le telefoneaba una vez por semana. Ahora con el telefax, uno puede mandarle instantáneamente la primera foto de la primita recién nacida. ¿Cómo resistir a la tentación?. Además el mundo está habitando por personas en número creciente, que quieren decirnos algo que no nos interesa: cómo hacer una mejor inversión, cómo adquirir un objeto, cómo hacerlos felices enviándoles una asignación, cómo realizarnos completamente participando de una reunión que mejorará nuestra profesionalidad. Todas estas, en cuanto saben que tenemos un telefax y desgraciadamente existen guías, entrarán en competencia para enviarnos a costos soportables, mensajes no solicitados.
El resultado es que uno se acerca por la mañana al telefax y lo encuentra hundido en mensajes que se han cumulado durante la noche. Naturalmente uno los tira sin leerlos, pero si entre tanto un íntimo quería decirnos que hemos heredado diez mil millones del tío de América, pero que tenemos que ver a las 8 al notario, ha hallado la línea ocupada y el mensaje no ha sido recibido. Si esa persona tiene que encontrarnos, debe hacerlo por vía postal. El telefax se está convirtiendo en el canal de los mensajes irrelevantes, así como el automóvil se está convirtiendo en el medio para los traslados lentos, para quien tiene tiempo que perder y quiere permanecer largamente en largas colas escuchando a Mozart o a Sabrina Salerno.
¿Cómo reaccionar? Yo he pensado en hacer imprimir papel encabezado con el mensaje “fax no solicitado será automáticamente arrojado al cesto”, pero no creo que baste si puedo darles un consejo, mantenga el telefax desconectado. Si alguien debe enviarles algo tiene que llamar por teléfono y pedirles que lo conecten. Pero esto podría abarrotar las líneas telefónicas. Sería mejor si quien debe mandarnos un fax nos escribiese. Luego respondemos diciendo: “envía tu mensaje por fax el lunes a las 5, cinco minutos y veintisiete segundos, huso de París, cuando conecto el aparato únicamente por 4 minutos y treinta y seis segundos”.
Pero entonces ¿para qué tener un fax?".



Fuente: Twitter permitirá la censura en algunos países

5 comentarios:

Daniel Mancuso dijo...

es cierto, los dueños de la palabra quieren cobrar peaje, pagás o te condenan al silencio...

Luis Quijote dijo...

No esperes que un hombre muera
para saber que todo corre peligro,
ni a que te cuenten los libros
lo que están tramando ahí fuera.

No esperes a que te den los planos
para satisfacer tu curiosidad,
ni a que el aire también sea de pago
para gozar el placer de respirar.

Serrat

Reinaldo Larroudé dijo...

Empezaron bajando videos de youtube, ahora le dieron a megaupload y tienen a Taringa en la mira. Están poniendo reglas en feisbuk, tuiter y google.

Segun el diario "Trompeta", la culpa la tiene CFK por pelearse con la patronal agraria y cobos.

Luis Quijote dijo...

Citado como Texto relacionado en:
Censura en Twitter

Luis Quijote dijo...

Gracias, kaid.